/ administración fraudulenta

Megatech: el sucio acuerdo entre Lew y Dorín

Pablo Dorín, Secretario General de la Unión Informática intenta desesperadamente detener el avance de Informáticos Unidos fortaleciendo sus vínculos con empresarios. En esta oportunidad lo hace con Hector Lew, CEO de Megatech y presunto testaferro de Florencio Randazzo.[1]

Tras el trabajo gremial de los delegados para reubicar a empleados que habían quedado desasignados en la cuenta de Banco Ciudad.[2] El delegado Christian Aquino intenta ser despedido por Lew, mientras Pablo Dorín nombra nuevos representantes sumisos a sus intereses en Megatech para tratar de frenar el avante de la nueva alternativa en la Unión Informática.

Durante la semana del 17 de julio, Pablo Dorín, Christian García[3] e Ignacio Lonzieme[4] visitaron las oficinas de Hector Lew evidenciando las relaciones que se venían llevando a cabo en secreto. A pesar de las extensas tres horas de reunión, al día de hoy los afiliados de Megatech no han recibido ninguna comunicación de los motivos de tal reunión.

La relación entre Hector Lew y Pablo Dorín no comienza hoy. En Septiembre de 2016 una gran parte de los empleados de Megatech fueron forzados a cambiar de sindicato, de Comercio a la Unión Informática. Quienes quedaron afiliados a la Unión Informática, directamente sus sueldos fueron congelados. Mientras quienes no aceptaron cambiar de sindicato, fueron desvinculados o se les asigno tareas muy demandantes. En palabras de Carolina Ravinovich, Jefa de RRHH de Megatech: "No le vamos a bajar el sueldo".

Megatech fue una de las primeras empresas en la que comenzó la afiliación compulsiva a pesar que la Unión Informática no haya obtenido la Personería Gremial. Por un lado la actual gestión obtiene ingresos de los empleados que entran a la empresa de forma automática y continua,[5] mientras que Hector Lew mantiene a los empleados a raya con un convenio más barato que el de empleados de comercio y una de sus sociedades sin sindicalizar.

La megalomanía del actual Secretario General no cesa. Dorín estuvo visitando desesperadamente todas las empresas convenidas intimándolas a desconocer las decisiones y nombramientos que pueda hacer el Consejo Directivo del sindicato y que sólo se rijan por su palabra. Recordamos que la mayoría de las autoridades del Consejo Directivo no avalan su actual gestión y además cuentan con las mismas facultades para nombramientos y acuerdos. Por todos los medios se evita la democracia institucional.


  1. ¿Un caso Ciccone II? Vinculan a la empresa Megatech con el Gobierno - Agencia NOVA ↩︎

  2. Megatech reubica a sus empleados de la cuenta Banco Ciudad - Informáticos Unidos ↩︎

  3. Los lujos de García a costa de los Informáticos, IBM y el Congreso - Informáticos Unidos ↩︎

  4. El padre de Ignacio Lonzieme aportó facturas de servicios nunca prestados - Informáticos Unidos ↩︎

  5. Asamblea VIP y un dudoso balance, se suman a más irregularidades - Informáticos Unidos ↩︎