/ informático

Los desafios de una actividad desregulada (parte2)

Tiempo de concebir y proyectar

Los informáticos sufrimos de una gran desigualdad a diario. Los salarios, aumentos, categorías y puestos son determinados arbitrariamente por las empresas.[1] Incluso incumpliendo leyes laborales, evitando pagar horas extras y recurriendo a contrataciones fraudulentas usando el monotributo.[2] El desafío es romper con el individualismo, tomar conciencia de nuestra posición y avanzar en la participación de un gremio representativo.

Incluso quienes somos parte del sector, nos enfrentamos a dificultades para visualizarnos como empleados, trabajadores, o productores de bienes comerciales. Características exacerbadas desde medios de comunicación, sectores académicos y por supuesto, desde las mismas empresas informáticas: tal el caso que palabras como “empleado” o “trabajador” sean difíciles de encontrar y en su lugar conozcamos infinidad de tecnicismos para identificarnos, desde “asociado” o “emprendedor” hasta diminutivos de los nombres de las tecnológicas.

Esa concepción cultural del informático nos hace perder referencias de otros rubros, incluso muchos de nosotros no estábamos familiarizados con palabras como “gremio”, “sindicato” o "paritarias". Los informáticos con experiencia aprenden a pelear aumentos y mejoras, con cuestionables resultados y siempre de forma individual. Debemos ser conscientes que la mayoría de nosotros nos hemos insertado a un mundo laboral con distintos grados de precarización.

Desde 2013, la Unión Informática logro su Inscripción Gremial[3] y se estableció como el primer caso de éxito en la organización de los propios informáticos. El gran avance fue sentar las bases del sector estableciendo reglas claras y generales. Queda mucho por hacer, pero se necesita de todos para justamente unirnos formando un sindicato del siglo XXI, inclusivo que nos represente y tome acciones ante los problemas que afrontamos los informáticos todos los días.
Entendemos que la política no tiene que ver con tener razón, sino ser efectivos en la protección de los trabajadores informaticos.

Hoy día todo depende de la informática, es una industria que no alcanza cubrir la demanda de puestos laborales y previendo para 2017 ventas totales por 22.674 millones de pesos, ingresos del extranjero por 10.447 millones de pesos, y 81.600 empleos directos. Sin embargo tenemos los salarios más bajos respecto de las demás actividades productivas del país.[4]


  1. Cámara de Empresas de Software y Servicios informáticos ↩︎

  2. Horas extras impagas, un común denominador de la informática en el país - Informáticos Unidos ↩︎

  3. Sistemas: un impenetrable mundo - La Nación ↩︎

  4. La industria del software y servicios informáticos - Télam ↩︎