/ dorincracia

El 'caso' Indra: conflicto y abandono de la Unión Informática

En 2015 INDRA protagonizo la última huelga exitosa de la Unión Informática hasta la fecha, estableciendo un acuerdo con la empresa y logrando re-ubicar parte de los informáticos afectados por el cierre de la subsidiaria CEICOM.[1] Meses más tarde, luego de enfriarse el conflicto, los afiliados que iniciaron estos reclamos laborales fueron paulatinamente despedidos sin intervención de las autoridades de la Unión Informática.

El 10 de agosto de 2015 comenzó la huelga de empleados de Indra y su subsidiaria CEICOM en reclamo de mejoras salariales y la aplicación del convenio de la Unión Informática.[2][3] Después de más de un mes de conflicto, el cual afecto entre otras el BPO de aerolíneas como AZUL, LAN y TAM, las autoridades de la Unión Informática en conjunto con directivos de ambas empresas, lograron establecer un acuerdo, cuyos términos fueron confidenciales.[4]

Hoy día INDRA y CEICOM no cuentan con afiliados ni delegados de la Unión Informática, sus empleados carecen de un convenio y representación sindical. Compartimos el testimonio de Elisabet, ex empleada de Indra y participe de dicha huelga:

"Con nuestro grupo de 9 personas decidimos quedarnos en Indra. Al año de la huelga entre septiembre de 2016 y febrero de 2017, empezaron a despedirnos de a uno o dos por mes. De la Union Informática no hicieron nada por nosotros, no nos defendieron, nos dejaron solos y todos perdimos nuestros puestos de trabajo."

"Me acuerdo de la insistencia de Dorín cuando nos convocó para comunicarnos el acuerdo y cómo no quisieron recibirnos cuando la empresa nos estaba echando."

La actividad sindical en Indra había comenzado sólo cuatro meses antes de que estallara el conflicto. Tras el nombramiento del primer Delegado normalizador, Ariel Santillán, se habían logrado instancias de diálogo entre el Vocal Javier Cacioli y la empresa, en la que esta última se había logrado a través de Natalia Matteis, el compromiso de un aumento salarial y el pago de bonos por productividad. En una segunda reunión, la autoridades de la Union Informática pujaron exclusivamente por implementar su 'Convenio' de Trabajo.[5]

El modus operandi llevado a cabo en Indra fue replicado en otras tecnológicas alguna vez bajo convenio, como OCA[6], MEGATECH[7], TATA[8], SONDA[9], o NOVATIUM[10] -donde fue intercambiando despidos por sillas-, todas con similar desenlace: tiempo después del acuerdo con la empresa, delegados y afiliados fueron despedidos sin intervención del sindicato.


  1. Una huelga afecta a la empresa Computación Ceicom ↩︎

  2. Trabajadores informáticos: comienza hoy una huelga por tiempo indeterminado en la empresa Indra ↩︎

  3. Informáticos inician la cuarta semana de paro ↩︎

  4. Ceicom: hay acuerdo y se levanta la huelga ↩︎

  5. Indra: a la huelga se suma la denuncia al gerente por hostigamiento ↩︎

  6. OCA: "Nos afiliamos por soluciones y encontramos más problemas" ↩︎

  7. Megatech: el sucio acuerdo entre Lew y Dorín ↩︎

  8. Tata pierde el miedo luego de las elecciones y hay más despidos ↩︎

  9. Sonda: se intensifica la tensión y habría nuevos despidos ↩︎

  10. El secretario adjunto habría avalado despidos por una donación de sillas ↩︎