/ administración fraudulenta

Avanza la causa penal contra funcionarios corruptos de la Unión Informática

Gracias al aporte de nuevas pruebas y testigos, la causa contra Pablo Dorín y sus secretarios por Administración Fraudulenta y Malversación de Fondos, da un nuevo avance. Fuentes cercanas a la investigación afirman un inminente allanamiento de la justicia a la sede del sindicato.

Entre los imputados, el más complicado sería el Secretario de Finanzas, Daniel Alberto Cattaruzza por la falsificación de documentos públicos y la recaudación irregular de aportes de afiliados por fuera de las cuentas de la Unión Informática. También recae sobre él, la contratación de empleados en negro y el desvío de fondos para bienes y servicios no declarados.[1]

Como adelantábamos hace unos meses, Cattaruzza giraba fondos de los afiliados para el pagó del alquiler y expensas del departamento que compartían David Pedernera e Ignacio Lonzieme ubicado en Ayacucho al 900, en pleno Barrio Norte de la Capital Federal.[2]

Por su parte el padre del Secretario Gremial Ignacio Lonzieme, se encuentra implicado de lleno en las maniobras de desvío de fondos a cargo de Cattaruzza, viéndose beato beneficiado por facturas de servicios no prestados.[3]

De momento, las nuevas evidencias de las maniobras ilícitas no pueden ser publicadas a fin de no entorpecer la investigación o comprometer a los aportantes de las mismas. Los imputados, de hallarse culpables, afrontaran penas cercanas a los 2 años de prisión y la inhabilitación perpetua para ocupar cargos públicos.


  1. El secretario de finanzas recaudó aportes sindicales con su cuenta personal - Informáticos Unidos ↩︎

  2. Cattaruzza desviaba fondos del sindicato para el alquiler de Lonzieme - Informáticos Unidos ↩︎

  3. El padre de Ignacio Lonzieme aportó facturas de servicios nunca prestados - Informáticos Unidos ↩︎